top of page
  • Foto del escritorMoragua

El daño silencioso de la urbanización en nuestro cerebro.

Actualizado: 11 oct 2022

La evidencia ha demostrado que el cerebro humano está moldeado por su entorno. El aumento de la urbanización ha sido uno de los principales cambios recientes en nuestro entorno.


Aunque la urbanización tiene muchas ventajas, los problemas de salud mental como la ansiedad, los trastornos del estado de ánimo, la depresión y la esquizofrenia son hasta un 56 % más comunes en los entornos urbanos que en los rurales.


Por otro lado, se ha demostrado que la exposición a la naturaleza proporciona restauración atencional y alivio del estrés. Las personas sienten una tendencia innata a conectarse con la naturaleza ya que esta actitud está arraigada en nuestra historia evolutiva.


En un novedoso estudio utilizando resonancia magnética funcional (fMRI), científicos alemanes investigaron los cambios de activación de las regiones cerebrales relacionadas con el estrés generados por una caminata de una hora en un entorno urbano (calle concurrida) frente a un entorno natural (bosque).


La activación cerebral se midió en 63 participantes sanos, antes y después de la caminata. Cómo se observa en la gráfica, los hallazgos revelaron que la activación de la amígdala (señal BOLD) disminuyó después de la caminata en la naturaleza, mientras que permaneció estable después de la caminata en un entorno urbano cuando las personas fueron expuestas a fotos de rostros de medio y fotos de rostros neutrales (Sudimac, Sale, & Kühn, 2022).

a. La actividad de la amígdala mientras observaba rostros temerosos (condición de miedo) disminuyó después de la caminata en el entorno natural. b. La actividad de la amígdala mientras observaba rostros neutrales (condición neutral) disminuyó después de la caminata en el entorno natural.


Estos resultados sugieren que dar un paseo por la naturaleza puede tener efectos salutogénicos en las regiones cerebrales relacionadas con el estrés y, en consecuencia, puede actuar como una medida preventiva contra la tensión mental y, potencialmente, contra la enfermedad mental.


Dada la urbanización en rápido aumento, los resultados sugieren a la planificación urbana crear áreas verdes más accesibles y adaptar los entornos urbanos de una manera que sea beneficiosa para la salud mental de las personas.


Ha este hallazgo se le suma un creciente cuerpo de investigación empírica que ha demostrado los beneficios cognitivos y afectivos de la exposición a entornos naturales. Pasar tiempo en la naturaleza puede mejorar la capacidad de la memoria de trabajo, restaurar la atención dirigida y reducir las emociones negativas y el estrés. La evidencia de los efectos beneficiosos de la naturaleza sobre el estrés se ha observado no solo en las evaluaciones psicológicas, sino también en los indicadores fisiológicos del estrés, es decir, en la disminución de la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la hormona cortisol relacionada con el estrés.


El cerebro humano está moldeado por su entorno.


Megaproyecto Moragua, lotes y casas campestres en Tulúa Colombia, está diseñado bajo el concepto de Arquitectura del Bienestar, ofrece 65.000 m2 de zonas verdes protegidas. En tus manos está el futuro de tus hijos. Haz que suceda!!!.


visita: www.proyectosberilo.com



Fuente:


Sudimac, S., Sale, V., & Kühn, S. (2022). How nature nurtures: Amygdala activity decreases as the result of a one-hour walk in nature. Molecular Psychiatry, 1-7.

15 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page